Tu coche eléctrico y tu garaje, el ahorro perfecto.

La industria del automóvil lo tiene bastante claro, el futuro de la movilidad individual pasa por el coche eléctrico.

No hay duda de que el futuro de la movilidad es eléctrico, sin embargo aún existen inconvenientes para que este tipo de vehículos disparen sus ventas. Tal vez el mayor de ellos sea la falta de puntos de recarga.

Para los afortunados que disponen de garaje, este es un problema menor, ya que la instalación del punto de carga es muy sencillo y sin ningún tipo de impedimento como en los garajes compartidos que requieren de un protocolo para emplazarlo. En garajes compartidos se debe avisar a la comunidad de propietarios y adaptar la instalación con un contador propio.

Para recargar un coche eléctrico sólo es necesario disponer de un enchufe convencional gracias al cargador ocasional pero la verdad es que este tipo de recarga es muy lenta y puede tardar hasta 20 horas para que nuestro coche eléctrico tenga la batería cargada. Lo ideal es instalar punto de recarga vinculado en nuestro garaje.

En los garajes de las viviendas unifamiliares suele haber enchufes convencionales que se podrían utilizar para recargar nuestro coche eléctrico sin coste alguno de instalación.

Sin embargo, la opción más recomendable es comprar un punto de recarga doméstico e instalarlo en el garaje para conseguir una recarga más eficiente, con costes que parten desde los 600€.

Así como no todos los coches y motores son iguales, tampoco los vehículos eléctricos y sus baterías lo son, ni por supuesto los puntos de recarga. En función de nuestras preferencias y del tipo de vehículo que tengamos podremos elegir distintas potencias: habrá que valorar si es necesario pedir un aumento de la potencia de nuestra vivienda para dar respaldo a la carga del coche eléctrico o si basta con lo que ya tuviésemos contratado previamente.

En resumen, al final todo se traduce en ahorro.

Garaje en Santoña

Publicar un comentario

Haznos saber que te parece el post.

*El email no se mostrará