Ventajas de un garaje en un sótano.

Dónde aparcar el coche puede ser un verdadero quebradero de cabeza en caso de no disponer de un espacio destinado a ello. Innumerables vueltas a la manzana, la desesperación que ello conlleva o los interminables paseos cargados con bolsas de la compra son sólo algunos de los contratiempos que genera el no disponer de una plaza de garaje.

  • No cuenta para la edificabilidad: al encontrarse bajo rasante, la superficie destinada a sótano en la mayoría de las normativas no computa para el cálculo de la máxima superficie que se permite construir, lo cual supone un importante margen en caso de que busquemos aprovechar lo más posible dicha limitación.
  • Deja más espacio para jardín y zonas sociales exteriores: al no encontrarse en planta, y en relación con el punto anterior, no estamos dedicando un espacio específico en nuestra ‘superficie visible’ para garaje, pudiendo así aprovechar ese espacio para su disfrute.
  • Separación clara de la vivienda: no sólo se encuentra apartado el garaje estructuralmente de la vivienda, sino que además genera una separación casi psicológica al encontrarse en una planta independiente, separándose así de lo que se consideraría casa como tal a través de una barrera en altura.
  • Aprovechamiento de los condicionantes de parcela: si nos encontramos ante un terreno con un gran desnivel el propio garaje nos puede servir como método de aprovechar ese desnivel en nuestro propio beneficio. De la misma manera, si la composición del suelo es de un material blando y es necesario realizar una importante excavación para llegar al firme, se puede aprovechar ese espacio para la ejecución de un garaje. En este artículo ya describimos en su momento las claves para saber si nuestra parcela es adecuada o no para un sótano.

Publicar un comentario

Haznos saber que te parece el post.

*El email no se mostrará